Cronicas desde la montaña: Capitulo 1; El enviado de ventormenta

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cronicas desde la montaña: Capitulo 1; El enviado de ventormenta

Mensaje por GralinHamer el Vie Dic 18, 2015 10:03 am









Por sangre y honor, servimos…



El enviado de ventormenta



Guerra… la palabra más usada en lo días nefastos. Se susurra en los campos de cultivo con preocupación por los esforzados labriegos, temiendo ser llamados a las armas. Las esposas lloran la partida de sus hijos y sus hombres que lúgubres marchan a la batalla. Incluso seres tan inocentes como los niños saben ya, el terrible significado de esta caótica palabra.
Desde los poderosos reinos del este, hasta los túmulos druídicos en Kalimdor, en las frías estepas de rasganorte donde los bravos norteños defienden sus posiciones, hasta los soldados apostados en las junglas de tuercespina, la guerra se extiende por todo el mundo, y ya no hay lugar ni fortaleza segura. Con el tiempo, el acero se quebrara, los reyes regresaran con sus ancestros en moradas gloriosas, las canas aparecerán en los jóvenes y sus musculos se volverán débiles
Si ese es nuestro destino, que así sea. Combatiremos y moriremos siempre en pie. Nunca de rodillas.

Son días Difíciles para la humanidad, el legado de arathor casi ha llegado a su fin, la casa noble de stromgarden esta casi extinta. Tenemos noticias de una invasión a gran escala al sureño reino de Ventormenta. Los emisarios llegaron hace tres días a la corte del rey Terenas pidiendo auxilio y socorro, según dicen unas bestias de piel verde irrumpieron en el glorioso reino. Las provincias están incendiadas, sus bosques invadidos. La capital esta sitiada y los hombres del sur no guardan ya esperanzas en sus corazones.  Un gran éxodo salio de ventormenta con los sobrevivientes de la masacre. El rey fue uno de los primeros en caer, traicionado por algún ciervo según dicen, le sacaron el corazón frente a su hijo. Así pues, llegan del sur el generalísimo Lothar de la sangre de Arathor fuerte arrogante y valiente, a su paso los hombres sienten rejuvenecer sus ímpetus y el coraje se enciende en sus corazones reanimandoce para la batalla, Junto a el cabalga su teniente Turalyon con su armadura resplandeciente como el sol hermoso; hijo de nobles de bravo corazón e intrépida espada. Junto con ellos marcha Bolvar Fordragon, y el príncipe Varian wyrmm que a su corta edad ya entiende de batallas, guerras y estrategias. Seguidos de los remanentes del ejército, los pobladores de Ventormenta y los hombres sacados de sus provincias.

El rey Terenas Menethil II ha convocado una gran alianza. Sus mensajeros llegaron a todos los reinos y ellos respondieron a la llamada. Asi fue como se convocó a los fieles enanos de la inexpugnable Forjaz al mando del recio rey Magni Barbabronze , las grandes montañas de pico nidal guiados por el thane Kurdran Wildhammer , Los aguerridos moradores de Stromgarden liderados por danath aterratrolls, Los valientes marinos de Kultiras al mando del Almirante Daelin Valiente, los indómitos habitantes de las montañas nevadas de Alterac dirigidos por Lord Perenolde, Los místicos magos del Kirin Thor de la ciudadela violeta Dalaran gobernados por el consejo de los seis sabios, Los cautos ejércitos de la amurallada Gilneas con el arrogante rey Genn cringris, Los misteriosos altos elfos de Quel´thalas al mando del poderoso rey Anasterian caminante del sol. Asi fue como se creo la gran alianza de lordaeron.

Las batallas fueron cruentas y sanguinarias, yo mismo desde mis tierras en Dun Garok, envié a muchos enanos para asistir a la batalla, fuertes, recios de miradas penetrantes con mazas pesadas, hachas lustrosas y temple formidable. Fue algo que siempre lamentare.

De esa batalla solo un destacamento regreso al hogar. No hubo cánticos de gloria, sino lamentos por los hijos caídos de Dun Garok. Amarga fue nuestra recompensa por prestar ayuda, una fuerte cantidad de armas, y muchas tumbas para nuestros caídos. Nuestro pueblo vivio en relativa paz durante algunos años en los cuales los nuevos guerreros aprendían el arte de la guerra. Y algunos viajeros llegaron a mi fortaleza pidiendo alojamiento y descanso. Un solitario humano, enigmático y envuelto en una capa de piel de oso se presentó ante mí.

Soy Boltrox, guerrero de la reconstruida ventormenta, desde que de ahí Salí pasaron ya 3 meses, estube en compañía de tres camarada dos enanos y un humano, los hermanos Salamat y Hasteric de forjaz y el paladín khasio de villa norte, nuestra misión consiste en viajar hasta la ciudad de gilneas para tratar de disuadir al rey cringris que se una nuevamente a la alianza
-hablaste de 3 compañeros, entre ellos enanos, sin embargo llegas a mis dominios en soledad, ¿dónde se encuentran pues ahora tus camaradas?,

-ho! Poderoso señor, nuestras desventuras empezaron cuando llegamos a el territorio infernal de las estepas ardientes. Por consejo de los enanos partimos bajo la montaña, adentrándonos en sus entrañas de fuego ahí fue donde nuestras monturas vieron finalizar sus días. Escapamos a duras penas de los dragones que dentro de la montaña vuelan libremente. Dragones negro azabache con terribles dientes, miradas crueles y duras escamas. Y orcos! Señor, muchos orcos! Nos perseguían atravez de los pasadizos asendentes de la ciudad, las flechas volaban e impactaban en las paredes y en los escudos que llevábamos colgados en las espaldas, corrimos durante lo que nos pareció todo un día señor, descansando muy poco pues los orcos siempre nos alcanzaban.  El valiente Hasteric mismo abatio a muchos orcos con su ballesta, pero en vano fue, pues parecían interminables. Cuando ya estábamos cerca a la salida vimos llegar unos seres terribles que nos cerraban el paso. Dragonantes! – y al decir esta palabra Boltrox se estremcio – Altos como taurents pero semejantes a dragones! Portaba lanzas rojas y armaduras espinadas, fue en ese lugar donde tuvimos que combatir, fue ahí donde salamat hendió su hacha y se le partió el escudo, cuando arremetió contra esos moustros, seguido por su hermano que cubría la retaguardia manteniendo a raya a los orcos con su veloz  ballesta. Aunque tuviera las manos llenas de sangre por el desgaste feroz que exige tal arma, el seguía lanzando dardos sin tregua.

Y ahí estábamos los cuatro compañeros, atrapados como moscas en una negra telaraña, todos pensamos que nuestro final estaba próximo pues, por más enemigos que abatíamos mas y mas llegaban. Fue entonces que lo vimos, khasio hijo de thrasio de villanorte, alzo su maza de guerra con el emblema del león de ventormenta y derroto al último dragonante que quedaba en pie. Con un acto de altruismo puro, levanto a salamat que yacia sangrante en el suelo junto a mi, extenuados por el fragor de la batalla y nos ordeno que corriéramos. Hay! Que fue la última vez que vi esos ojos arrogantes que miraban desafiantes a la sombra que se ceñia sobre nosotros!

Tuve que cargar con salamat que sollozando gritaba el nombre del paladín, hasteric con lágrimas en los ojos disparaba ya sin puntería a quemarropa a los orcos que nos perseguían aun, y fue asi como logramos escapar de esa montaña maldita. Caro fue el precio que pagamos! Ho khasio! Hombre noble de villanorte! Que tus ancestros te acojan en su morada mas alla del cielo!- y al decir esto, el guerrero  se golpeó el pecho con el puño cerrado, poniendo recto y bajando la cabeza-
-Tragica fue ciertamente la perdida de ese noble paladin, e inigualable los honores que alcanzo, pero una intriga afecta aun mi alma, que paso con esos enanos, solo veo a uno de los tres sobrevivientes.

-luego de que salimos de esa infecta ciudad no nos vimos a salvo aun. Como sabra señor, la garganta de fuego es territorio de los enanos hierro negro, un lugar terrible, hasta el cielo es gris en ese lugar no hay ni un centímetro de hierva ni animales salvajes que sean nobles. Los enanos hierro negro no son menos terribles que los orcos que dejamos atrás. Tuvimos que correr mucho señor huir hacia las montañas, puesto que en en las cercanías,  se podía apreciar una excavación que se internaba en las paredes de las montañas, Gracias a la luz pudimos huir de ese lugar con relativa seguridad y acampos esa noche, mas de las penurias que sufrimos señor nada hablare. Puesto que fueron muchas y cada una peor que la anterior, mi corazón se estremece del solo hecho de recordarlas!.

En un día claro llegamos porfin a los territorios de khaz modam, a la provincia del loch modam, donde nuestros enanos se sintieron mas confortados. Ahí fuimos provistos de nuevo armamento puesto que nuestras armas ya eran inútiles. Salamat recibió del alcalde de la ciudad una hermosa hacha enana que llevaba un rubí hermoso en la unión de sus dos hojas. A hasteric se le fue dado una hermosa ballesta con un carcaj lleno de flechas pechonadas con plumas de grifo y a mi señor, me diron esta espada tan hermosa como el amanecer en los días de paz.

Fue asi señor, que envueltos los enanos en mantos y capuchas verdes y yo con esta vestimenta salimos de la generosa ciudad del loch modam. En dirección de cumplir nuestro cometido, caminamos por el camino agreste durante dos dias enteros sin ningún problema, puesto que los caminos estaban guardados por montaraces y la torre de vigilancia del estación de algaz. Fue asi como tomamos el paso del norte rumbo a los humedales, he aquí señor que la historia se vuelve turbia nuevamente puesto que los pasos de la montaña estaban invadidos por orcos del clan faucedraco, fue ahí señor donde fue capturado el guerrero Salamat por varios orcos que lo llevaron a rastras dentro de su campamento. Fue asi como decidimos atacar yo y hasteric el campamento de esas bestias, pero Hay señor!, hasteric preso de una locura insana se adelantó mientras que yo reconocía el terreno. Aún deben de yacer ahí las cabezas de esos dos intrépidos enanos, apostadadas en lanzas a la entrada del campamento orco.
El señor de Dun Garok pareció turbado ante esta descripción pero nada dijo
Viéndome superado en número, y sin ninguna posibilidad de victoria, guiado por mi misión seguí con el remordimiento pesando en mi alma, pude bajar la montaña infeliz y marche por los senderos de los humedales hasta llegar a Dun modr donde encontré a mas enanos y al capitan Largatrenza que se preparaban para asaltar el pueblo sitiado. Movido por el remordimiento, participe en esa batalla, y con esta espada que ahora pongo a vuestros pies, decapite a veintiséis desgraciados hierro negro. Logramos que los agresores se retiraran al poblado mas nosotros también tuvimos muchas bajas, y fue menester retroceder, fue ahí donde el capitán en agradecimiento por la ayuda, me dio este escudo con forma a cabeza de león y partí rumbo al puente thandol, desde ese lugar viaje a el punto del refugio donde pude comer y beber como un hombre nuevamente, sintiéndome reconfortado agradecí las gentilezas al capitán, y este me entrego además un hermozo caballo negro y sumamente veloz, que me trajo hasta vuestros dominios

Y eme aquí, un viajero solitario que pide reposo para su fatigado cuerpo, durante un breve periodo de tiempo, pues he de partir rumbo a gilneas en breve para poder finalizar asi la primera etapa de mi misión.

El señor de Dun Garok se levantó de su trono y hablo asi: Muchas aventuras as vivido Boltrox de Ventormenta,  y tristes a demás. Descansa hoy en mi fortaleza y mañana decidirás cuando partirás, sin embargo, que mal apremia a ventormenta para pedir ayuda de gilneas?

-La horda mi señor, las batallas se llevan a cabo en muchos lugares y nuestras fuerzas cada vez son menos. Necesitamos más combatientes que puedan librar batallas gloriosas, tenemos entendido que hay actividad orca en villa norte y cresta granada. Son lugares clave para la agricultura y el sustento de mi patria y no podemos descuidarnos señor.
-Pues entonces partirás con mi heredero a gilneas, el es Thalin mi hijo mayor, él  te acompañara a gilneas para que tu viaje sea seguro, aquí en las tierras del norte tenemos también muchos problemas con los renegados y su plaga. Debes de entender que aquí también estamos asediados, duerme y descansa mientras puedas, que tus alforjas serán llenadas y tus cantimploras rebosaran de agua del manantial, mañana habrá una festín en mis salas, y tu estas invitado Boltrox de ventormenta.

avatar
GralinHamer
Admin

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Edad : 26
Localización : Perú

Ver perfil de usuario http://dungarok.gratuitosforos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas desde la montaña: Capitulo 1; El enviado de ventormenta

Mensaje por Burlok el Jue Ene 14, 2016 6:43 am

Es hermoso *0*!!!
avatar
Burlok

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 11/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas desde la montaña: Capitulo 1; El enviado de ventormenta

Mensaje por GralinHamer el Dom Ene 31, 2016 11:09 pm

Gracias Very Happy Seguiré escribiendo para los que deseen leerme
avatar
GralinHamer
Admin

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Edad : 26
Localización : Perú

Ver perfil de usuario http://dungarok.gratuitosforos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cronicas desde la montaña: Capitulo 1; El enviado de ventormenta

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.