capitulo 4: Bienvenido a Gilneas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

capitulo 4: Bienvenido a Gilneas

Mensaje por GralinHamer el Miér Feb 24, 2016 12:49 pm

-¡FUEGO!, ¡ FUEGO EN CUBIERTA!,  ¡A LAS ARMAS SOLDADOS LOS MUERTOS NOS ATACAN!- fue lo que escucho Boltrox al despertar de un sueño turbio, los muertos atacaban el navío, lanzaban flechas incendiarias con la esperanza de hundirlo y no se podía ver al príncipe Thalin por ningún lugar.

-Preparar esos cañones, apuntar a las catapultas, debemos escapar lo más rápido posible, desplegad las velas. ¡¿Dónde está el príncipe Thalin?! – ordenaba y preguntaba Boltrox al primer marino que encontró. -Lo vi por última vez en estribor señor, peleaba contra una banda de no muertos descerebrados que trepaban por el casco del barco- -He de encontrarme con el soldado; Diríjanse a toda vela hacia el oeste, debemos salir de aquí-.

Boltrox antes de partir observo como las catapultas no muertas disparaban unos barriles hacia el navío, muchos de los cuales fueron a parar al mar reventándose en la colisión dejando escapar una sustancia verde, acto seguido los peces salían a flote muertos. – Que la luz nos proteja – susurro boltrox; Al llegar a estribor encontró al príncipe Thalin sentado recuperando el aliento y a ocho pútridos rajados en cubierta. ¡Esplendida ocupación le das a el hacha que le regalo su padre mi príncipe! – dijo Boltrox – Acabar con muertos sin ceso no es problema alguno, sin embargo cogeré mis trofeos si no tienes inconveniente- diciendo esto, el príncipe separo las cabezas de los cuerpos mientras que arrojaba estos al agua.

Extraña costumbre la de los enanos realmente, pensó Boltrox. Aun así la bruma era espesa, casi no se podía ver, el ataque había pasado y reinaba un silencio preocupante, interrumpido únicamente por el sonido marítimo.

Y en ese momento la nave fue arrastrada por la corriente mar adentro, Las ratas de la nave trataban de escapar lanzándose al mar, los pocos animales de guerra en la nave armaron un escándalo atroz, las aves huían volando o eso es lo que le pareció escuchar a la tripulación. Muchos se marearon otros se miraron preocupados y todos sintieron como el nivel del mar bajaba. Entonces, como si de una extraña magia se tratara el viento soplo fuerte, la niebla se marcho hacia el este y todo fue tranquilo; un marino llego junto a el príncipe Thalin y reportó- Mi señor, estamos perdidos, pero por los cálculos, debimos de haber pasado ya a territorio gilneano, posiblemente estemos ya del otro lado de la muralla de cringris. Pero es extraño, no vemos ningún barco de la marina del rey.

En ese momento, la voz del vigía sonó fuerte y con un tono aterrado- ¡Una inmensa ola se dirige hacia aquí!, ¡Cogeros de donde puedan!, ¡Garok! ¡Que la luz nos ampare!

Dicho esto, toda la tripulación entro en pánico, puesto que empezaron a sentir como el nivel del mar aumentaba. Los marinos corrían a aferrarse de donde pudieran y fue entonces cuando el príncipe se dio cuenta que algo totalmente inusual estaba pasando, corrió al camarote real en búsqueda de su fiel amigo, Shen, un gran lobo marron de pecho blanco. Asustado y acurrucado en una esquina solo pudo mirar al príncipe.

¡ Ten fe amigo, estoy contigo! Dijo mientras se aferró lo mejor que pudo a una columna antes que todo se volviera negro.

El choque fue colosal, y nadie recuerda los detalles ni cuánto tiempo estuvo temblando la tierra despues, pero cuando lo que quedaba de los tripulantes despertaron, estaban en tierra firme, en una especie de llanura Thalin demasiado mareado como para sostenerse en pié, busco su hacha a tientas, tenía los oídos aturdidos y no veía con claridad.

Boltrox estaba ya en pie conduciendo a un pequeño grupo de cinco soldados en búsqueda de sobrevivientes, peinaban la playa pero no encontraban nada, excepto una construcción.

-Señor! Un edificio Gilneano, confirmado, ¡estamos en Gilneas! Deberíamos de acercarnos a la construcción y pedir auxilio. Mientras la tropa avanzaba hacia la casa, se percataron que la puerta estaba abierta, y salían ruidos extraños desde dentro. Ruidos desagradables.

Al penetrar en ella los marinos descubrieron una horripilante visión. Una mujer y sus niños estaban siendo devorados por necrófagos; las expresiones en sus rostros delataban el sufrimiento atroz que vivieron en sus últimos momentos, y la madre, aún mantenía sujeta las manos de sus niños- ¡Por la luz! Exclamo Boltrox con una mueca de desagrado y compasión en el rostro, mientras avanzaba ha exterminar a los muertos.

" />


]#eeeeee]]¡Mi rey!, ¡la montaña esta temblando! ¡nos sepultara vivos!- grito Domki mientras cubría al rey con su escudo de las rocas que se desprendían. ¡Avanzad rápidamente!, el pasadizo no es seguro, debemos de llegar a StromGarde! Ordenó Memoc a las filas que los seguían. Sin embargo en ese momento la montaña retumbó más fuerte que nunca, los fugitivos se desplomaron, la oscuridad se hiso total y  un ruido horrible de huesos crujiendo, carne siendo aplastada y sangre derramada sonó en la oscuridad. Gritos, gritos en lo profundo.

¡Mi rey!, ¿se encuentra bien? – pregunto la maga marishka mientras alumbraba el lugar con un fuego mágico; todos estaban empolvados, algunos sangrantes pero lo de atrás, desesperados rascaban las rocas desmoronadas tratando de auxiliar a los que quedaron sepultados y rezagados- ¡A un lado!- dijo el rey mientras se dirigía al derrumbamiento- Debe de haber alguna manera de sacarlos de ahí – exclamo el rey – Mi señor, no es posible ayudarlos ya, a menos que lleguemos a StromGarde y regresemos con refuerzos- dijo Nico- Atrás quedaron los campeones Terrorfantas y Orion  ellos aguantaran a nuestra llegada- agrego –   mis soldados están con ellos por lo que veo, mi señor, La chaman Ariad, los paladines hermanos Serker y Grandork se encargaran de ayudar en todo lo que puedan – dijo el exarca.

-Tus palabras me tranquilizan exarca- démonos prisa en llegar a StromGarde…..

El caminar fue tortuoso y pesado, el aire cada vez más ralo, ensombrecía las esperanzas de los fugitivos.

-¡Por las barbas de Modimus!, ¡señor no hay salida! ¡Estamos atrapados! –dijo un enano desconsoladamente. Aparta solado- Dijo el archimaga Marishka- Siendo una humilde discípulo, conocedor de la bendición titánica hago este llamada, FUEGO DE KHAZ GOROTH!- y al terminar de pronunciar este conjuro, las rocas saltaron por el potente impacto, una fogonazo ilumino el pasaje brevemente dejando una abertura suficiente para que el pueblo pudiera escapar


-luego de tanto, porfín podemos respirar…- De pié sigamos adelante- dijo el rey tratando de avanzar recuperando la respiración

La luz del sol alegro los corazones y la visión de las murallas de Strom dieron nueva esperanza al maltrecho grupo
[/size]
" />


]-
¡Bandur! Lleva a tus hermanos a storm guía a los ciudadanos a la ciudad- ordenó el rey –

Vykos, Domkin, síganme!- mientras que el pueblo enano seguía el éxodo a la ciudad, el rey junto con sus más leales y hábiles  sirvientes levantaban un sepulcro con piedra lisa, tomaron el resto de lo que duraba la luz del sol en confeccionarla. El paladin Vykos se encargó de bendecirla con la gracia protectora de la luz mientras que Domkin tallaba sobre la piedra una leyenda en runas enanas
avatar
GralinHamer
Admin

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Edad : 26
Localización : Perú

Ver perfil de usuario http://dungarok.gratuitosforos.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.