Cronicas desde la montaña: Capitulo 2; El rey de la montaña

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cronicas desde la montaña: Capitulo 2; El rey de la montaña

Mensaje por GralinHamer el Lun Dic 28, 2015 6:44 pm

El rey de la montaña


El nuevo día despuntaba ya raudo sobre las montañas del oeste, y la esfera incandecente regalaba con sus bondades prodigiosos arrullos a los torturados remanentes de Lordaeron. Los guardias se relevaban, la población despertaba y ya se podía ver al buen pescador regresar de las cercanas y cristalinas aguas del mar de Garok.  



Fue así como vio el día Boltrox, mirando por su ventana encajada en la montaña, veia movimiento aun a tempranas horas, y al príncipe Thalin al mando de un destacamento de enanos esforzados. Con mazas enormes, hachas de doble filo, arcos y ballestas, los cacajs llenos con hermosas plumas de grifos jóvenes; todos marchaban con rigurosa disciplina y llevaban grabados en los escudos de fuerte y lustroso roble, la hermosa insignia del poderoso rey; Una mano dorada orgullosa sosteniendo un rayo en un fondo blanco como la nieve invernal de las altas montañas del sur; y el estandarte que llevaba la misma insignia pero enmarcada bellamente por blondas doradas entretejidas entre si que recordaban los hermosos cabellos de la señora de Dun Garok.

Porque asi fue como Boltrox la vio, poderosa señora, de cabellos castaños mirada tan enigmática y tan cambiante, que podría decirse, que por momentos hacia recordar el invierno más crudo y desafiante del oeste de Kharanos, o también podría uno ver, los hermosos jardines en el momento en que los brotes florecen de Darnasus ; en aquello ojos enormes de pestañas largas. Ataviada a la usanza de los enanos. La  señora Khaira y el Rey Grálin acompañados por su corte preparando el gran festín que se celebraría como desayuno. El rey parecía viejo, aun para los enanos. Y cansado, muy cansado pero a la vez se le veía altivo arrogante y poderoso era una mescla extraña entre poderoso señor de mirada bondadosa. Se adivinaba en su aspecto bonachón a un ser amable y de profunda sabiduría; así lo vio boltrox, una larga cola sujeta con un adorno de oro labrado que le caía desde una cabeza rapada al estilo enano. Una barba recortada con dos trenzas (aunque antes la tenía tan larga, que le caía por el vientre amarrada en tres trenzas duras adornadas con oro y plata) una espléndida coraza labrada con el metal más precioso para los enanos. Mitrhil y veraplata tan hermosa como los altos reyes de la antigua estirpe de arathor, lucia también un ceñido a la cintura, un cinto de oro que llevaba como hebilla un orgulloso león, que le fue dado como regalo por el rey llane de ventormenta tiempo atrás.

Pero lo mas hermoso sin duda era la magnífica corona,  hecha con varios metales, de un resplandor tal que uno no sabría decir si caminaba en sueños o contemplaba la realidad, una corona hermosa con una gran gema morada en el centro; algunos dicen que esta piedra le fue entregada hace ya veintisiete años atrás, traída desde el otro lado del portal oscuro.

Pasada la tercera hora luego del alba, un heraldo le anuncio a Boltrox que el rey solicitaba su presencia para comenzar el festín; El guerrero se lavo el rostro en agua pura y se seco con una toalla de seda y bajo así a los salones reales donde se llevo la gran fiesta; vio a muchos personas ahí y para sorpresa del humano, el no era el único de su raza; en ese lugar pudo ver Humanos de diferentes naciones; vio Gnomos y también un par de elfos nocturnos, taciturnos que bebían de sus jarros un vino dulce; Sin embargo, lo que mas lo sorprendió, fue la presencia de tres altos elfos, de ojos azules como el cielo dos machos y una hembra. Fue asi como Boltrox entendió que no estaba en un reino puramente enano, sino que el reino se conformaba por todos aquellos que quisieran formar parte de el.

Corrió la comida y la cerveza, la miel la manteca, los bizcochos y el cerdo salado; el vino se servía en grandes jarros y los damas bebían de una hidromiel tan fina que pareciera hecha por la luz sagrada, los juglares cantaban mientras los músicos producían de sus instrumentos melodiosos compases; fue así como los corazones se alegraron los ojos se entornaron y todos estuvieron dispuestos para aplaudir, cantar y reir. Sin embargo fue en este momento cuando el príncipe Thalin se levantó y se dispuso a hablar, un respetuoso silencio se produjo mientras el príncipe se preparaba.

-Padre!, comenzó el príncipe, He aquí que desde la lejana ventormenta llega un viajero a nosotros pidiendo descanso, el cual se le proporciono y hasta incluso un festín en su nombre! – dijo mirando a Boltrox y levanto su copa, los capitanes y todos los presentes aplaudieron y vitorearon- Pues yo Santorz hijo de Grálin hijo de Banner el fuerte, pido tu consentimiento y bendición para partir rumbo a gilneas, escoltando a Boltrox como un acto de buena fe y buena relación entre Dun Garok y ventormenta, puesto que al igual que tu lo hiciste padre, debo de partir y conquistar la gloria hazañas para poder ser digno de ser tu hijo, el heredero y el próximo señor de Dun Garok – en este momento todos los presentes aplaudieron y ovacionaron al príncipe, se escucharon gritos de “! Que viva el príncipe y el linaje de los martillos ¡”, los músicos tocaron una alegre melodía y algunos enanos se pusieron a bailar, hasta que el rey se paro para hablar y todos se calmaron.

- Hijo mio, digno eres ya del legado de tu padre, sin embargo, ¿que es un rey que no conoce los peligros que acechan a su reino?, ve pues hijo mío conquista gloria y honor, pero para tales hazañas, ¡necesitaras un arma forjada en los hornos enanos!.

En ese momento la reina Khaira dio la orden para que las bellas cortesanas junto con dos enanos herreros, uno viejo y curtido, en compañía de uno joven y fuerte trajeron ante el rey un objeto envuelto en lienzos de oro. Se incaron de rodillas y el rey tomo el objeto, lo descubrió y he aquí una espléndida hacha de doble filo forjada con Torio encantado e incrustaciones de joyas. Esta es Mithoz, el hacha del príncipe. Forjada en el corazón de mi ciudad por el herrero mas experto y yo. ¡Que esta hacha sea el arma que te cubra de gloria! – el príncipe de arrodilló y recibió el arma – Ahora Thalin, deberás partir al medio día junto con Boltrox, puesto que vuestra misión no puede demorar mas. Ve hijo mío, Esperare el día en que vuelvas con el hacha en alto y tus trofeos sean tan numerosos como los años que vivas mi amado hijo. – luego, todo fue fiesta y alegrías; asi fue como el príncipe Thalin y el guerrero Boltrox dejaron Dun Garok, con los reyes despidiéndolos desde la puerta.

A la puesta del sol, en los señores de la montaña se encontraban en el gran salón, bellas cortesanas se afanaban en sus labores, mientras que el Rey Grálin sentado junto al fuego con la pirada fija en las llamas, se sentía intranquilo y vagaba por sus meditaciones; La reina se le acerco y tomándole la mano hablo así- Mi rey, estoy muy preocupada, algún negro presentimiento ensombrece mi alma, sin embargo, no sé de qué se trata…
- La respuesta a tus dudas mi reina, son las criaturas azules que se han visto en las cercanías-Dijo memoc; el brujo que acababa de entrar en el salón, un viejo amigo del rey, y el senescal en caso de ausencia de los reyes- Tenemos informes mi señor, que seres humanoides, mas altos que los elfos, han sido vistos rondando por la granja de Andon, otros reportes dicen que vieron a estas criaturas merodeando por las ruinas del castillo de Durn Holde, sin duda debemos de tener mucho cuidado señor, Aquí en lordaeron, lo que no es conocido es peligroso, y mas aun si no vienen directamente con una presentación formal.

-¿Que nuevas hay del puente Thandol y los soldados apostados en Dun Modr?
-Tambien informan de esta actividad señor, dicen que estos seres son llamados Draenei, seres antropomorfos con patas de cabra y cuerpos recios, son descritos asi señor pero sea lo que sea por lo que están aquí. No sabemos si son aliados o enemigos.
-Sería prudente que valla usted mismo a investigar a estos visitantes lord memoc, ¿no cree? – dijo la reina – en todo caso, no creo que en el reino exista persona mejor capacitada para una misión en solitario como esta.
-Memoc es una persona importante para este reino Khaira, no quisiera arriesgarme a nada imprevisto
-De hecho mi rey, yo también pensaba ir, y es por eso que estoy aquí señor, vine a pedir su permiso para partir a inspeccionar las tierras del reino desde las murallas de Thoradin hasta las riveras del Mágoras y las playas del mar de Dun.
-Bien entonces, partirás con el alba, descansa esta noche y prepárate para mañana memoc.
Los ososbuhos cantaron, los viles murlocs se movían en las playas y los guardias rondaban atentos. Sin embargo, se sentía una bruma helada nada natural en esa noche.

Sombras, las sombras se movían siniestramente, y la hierva moria alrededor por donde esos pies infectos y profanos pisaban. Era la noche silenciosa sin embargo muchos se sentían intranquilos.

El rey fumaba una pipa frente al fuego, mientras la reina yacía en el lecho envuelta en sabanas de seda; el rey acariciaba la empuñadura de su hacha, mientras pensaba y se mantenía viendo las llamas que lamian los maderos sin cesar; el rey sumido en sus pensamientos, exhalaba un humo blanco abundante hasta que fue interrumpido por gritos que se oían desde afuera de la habitación real.

Nos atacan! Los muertos vivientes nos atacan! A las armas! Defensores de Dun Garok a las armas! Que ahí vie…. – y la voz se ahogo en un gemido gutural, la reina despertó sobresaltada, mientras el rey tomaba el hacha y se ceñía la corona, la reina envuelta en una bata de seda transparente, presurosa lo vestía con la magnifica coraza. – Ve, conquista honores y vuelve sano a mis brazos mi rey -
Así fue como el rey salió de la cámara real y se encamino a las puertas, ahí se encontraba memoc el brujo dirigiendo la defensa. – ¡Mi señor! ¡Son incontables!, una horda entera de esos desgraciados sin seso arrasó con la torre del vigía asesinando a todos ahí, solo llego un jinete gravemente herido con la desventurada noticia. Ya los hombres van formando filas esperando vuestras órdenes. Dijo mientras le trajeron su cabra de guerra al rey desde los establos.

Memoc!, junta a los hechiceros de la ciudad y quédense detrás de la vanguardia, Domki!, que tus guerreros formen frente a la bandera del rey, Nico, lleva a tus arqueros junto con los soldados de Domki, Adelante soldados, ¡Que la tercera formación de fusileros se forme en el frente, no pasaran de las lomas de Ñaba.

Los fusileros del frente esperaban, impávidos mientras centenares de pisadas venían a su encuentro, de improviso, la primera oleada les salió al encuentro rodeando los montes, Los fusileros abrieron fuego, acribillando a varios infectos; tres veces pudieron disparar antes que Domki el enano y sus guerreros saltaran a la batalla, el fulgor, los rugidos los gemidos de dolor y miedo se escuchaban por todos lados. Domki esgrimía sus dos grandes espadas contra los muertos, decapitando y atravesando enemigos por donde pasaba, el rey peleaba a su lado, y cuando levantó su arma muchos gritaron- ¡La vista verdadera¡ El hacha del rey! – y encendía sus corazones hinchándolos de coraje y furia contra el enemigo. Una segunda oleada llego, estrellándose contra el ejército defensor como las olas embravecidas se estrellan contra las rocas; pero ya las fuerzas defensoras se hacían débiles, el rey no paraba de mellar armaduras y decapitar enemigos, aunque era una vista espectacular aun otros peleaba contra los no muertos. Estos eran resistentes al dolor, crueles y sádicos, El rey echó un vistazo alrededor mientras el fragor de la batalla lo consumía y pudo ver, como sus hombres eran derribados por los no muertos, en la cercanía un intrépido guerrero, era devorado vivo, por un muerto caníbal, que poco a poco iba desgarrando trozos de carne sangrante del desgraciado soldado, los gritos de dolor eran desgarradores, de improviso y como quien le da una muerte piadosa, un meteorito verde cayó del cielo justo encima del muerto y su agonizante presa. Y vieron además, un demonio enorme con alas y una espada, que con poderosos golpes azotaba al enemigo, y entre las filas enemigas vieron una figura negra, parecida a un demonio, que desprendía fuego de su cuerpo y quemaba a todos los muertos a su alrededor, haciéndolos arder como si fueran vigas de paja; era memoc el brujo y con el venían los hechiceros de la ciudad, La sacerdotisa khatrina, que ayudaba en la curación de los heridos, o les daba a los moribundos que no se podían salvar, una muerte sin dolor.

Sin embargo, ya llegaban dos olas más de no muertos, las tropas de Dun Garok se veían ya mermadas, los heraldos ya partían por ayuda a la ciudad sin embargo, aun tendrían que resistir en ese lugar. Mientras el rey peleaba, algo callo a sus pies rodando, Era la cabeza del hermano Peldeltricius, el sumo sacerdote de la ciudad, que había sido decapito por un no muerto enorme que blandía una espada gigantesca y ahora miraba al rey desafiante mientras reía; El rey entonces cargo contra el no muerto y una batalla espeluznante se desato, El rey descargo un golpe limpio con su hacha pero fue parada por la espada enemigo, de inmediato una mano fría dura y huesuda fue a para en un impacto contra el rostro del rey que trastabillo y cayó de espaldas pero con suficientes reflejos como para interponer el hacha contra la descarga que había soltado el enemigo; El rey hiso girar el hacha, desarmando así al pútrido, que soltó el arma para sacar una daga infecta, que estuvo a centímetros de acabar con la vida del rey, si no fuera porque una poderosa maza impacto contra la cabeza del enemigo, haciéndola volar por los aires y cayendo pesadamente entre los enemigos. Fue cuando ahí los vio, el Rey Grálin vio por primera vez a un draenei. Alto, azul  con patas de cabra y voz acentuada le extendió una mano y le hablo así – Rey Grálin, he visto que su pueblo esta en dificultades, y mi gente a acudido a socorrerlo, Soy Wret del Exodar. Levántese gran señor, que la batalla está lejos de terminar.
avatar
GralinHamer
Admin

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 18/12/2015
Edad : 26
Localización : Perú

Ver perfil de usuario http://dungarok.gratuitosforos.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.